Giovanni Berti

 

      Giovanni Berti (*1967) es sacerdote de la diócesis de Verona.
      Cuenta:
      «Desde pequeño he disfrutado dibujando. Cuando estudiaba el bachillerato empecé a hacer caricaturas de profesores y compañeros. Luego poco a poco fui dibujando sencillas viñetas sobre la vida de la clase y de los mismos profesores. Entré en el Seminario a los 19 años, y durante los 7 años que permanecí allí seguí dibujando viñetas sobre la vida de la comunidad y los profesores de teología.
      Ordenado sacerdote no he dejado de transcribir en hojas sueltas mis sonrisas, pensando en situaciones más o menos chocantes que puedan aflorar en la vida de la Iglesia. Incluso inspirándome en las páginas del Evangelio, no para banalizar el mensaje, sino al contrario para destacar el potencial de alegría que se esconde en la vida de Jesús».


      Al poco de llegar a Roma descubrí las homilías de los domingos de Don Giovanni, que cuelga en su página web. Y la sonrisa previa de Gioba.
      Por aquello de «bonum diffusivum sui» con frecuencia regalaba a los amigos la sonrisa, traduciendo los textos, porque, aunque muchos dicen que el italiano es fácil, sonríen mejor si va la traducción al pie.
      Igual que «la única prueba de la existencia de Dios es la prueba de la alegría» condición imprescindible para oír y seguir la llamada de Jesús es saber sonreír.
      Como hoja vocacional de septiembre (466) van 12 sonrisas vocacionales de Gioba.


JSV

 

1


 

2


 

3


 

4


 

5


 

6


 

7


 

8


 

9


 

10


 

11


 

12


 


466
La obra de la redención no se realiza en el mundo y en el tiempo sin el ministerio de hombres entregados, de hombres que, por su oblación de total caridad humana, realizan el plan de la salvación, de la infinita caridad divina. Esta caridad divina hubiera podido manifestarse por sí sola, salvar directamente. Pero el designio de Dios es distinto; Dios salvará en Cristo a los hombres mediante el servicio de los hombres. El Señor quiso hacer depender la difusión del Evangelio de los obreros del Evangelio. - PABLO VI